Magritte

“El arte de pintar es un arte de pensar”, dejó dicho el propio Magritte, él abogó por una pintura que exigiera una participación activa del espectador. El artista como un pionero del arte conceptual que emergerá en los años sesenta es en este caso nuestra referencia. Solo con alguna diferencia, Magritte estaba intrigado por la mirada del visitante parece que completaba la obra con su mirada y sus observaciones hacia ella o eso dicen.  A Los docentes investigadores, arte-educadores, nos mueve entre otra cosas el conocer al otro, haciendo todo tipo de preguntas sobre el otro.  En esta experiencia se les ayuda y junto a los niños  a "dibujar con los medios tecnológicos" sus pensamientos o deseos. Les preguntábamos; qué te gusta ver....- A mi me gusta ver a mi perro cuando llego a casa. 
-A mi me gusta ver cómo juegan las niñas mayores en el parque.
-Yo sigo a mi madre toda la tarde, es genial ver lo que hace y acompañarla.
-A mi no me gusta ver nada, yo juego al football.

Y es verdad, la pregunta no es del todo buena, considerando que a lo mejor nos gusta escuchar música o movernos. Vamos indagando mediante la observación.

A veces los niños nos sorprenden ensimismados contemplando las cosas más pequeñas en el patio por ejemplo. Son momento fugaces. Parece como si dejaras de pensar o hacer lo que estabas haciendo para fijarte en las sombras de luz que se producen tras una ventana. O el sonido de un charquito bajo a tus pies. Hay quien dice que te sientes como en otro lugar del mundo, quizás sea lo contrario. Quizás volver la espalda al mundo en ocasiones puede ser refrescante y sano.  No podemos estar atentos y concentrados todas las horas del día. 

Recuerdo mi infancia, siempre miraba por la ventana en lugar de atender a mi maestra. Solía ridiculizarme, se enfadaba mucho conmigo y tenia que hacer como si....ahora entiendo que mantener un nivel de exigencia continuo no es sencillo. No todos tenemos el mismo grado de atención o los tiempos similares ya que depende de otros factores ambientales o físicos más allá de nosotros mismos en algún caso.  ¿En qué momento nos construimos en nuestro interior? ¿Somos acaso náufragos cuando vemos las gotas de agua caer una a una sobre una ventana? ¿Es acaso la contemplación del mundo un acto de contemplación hacia uno mismo? ¿Podemos los maestros ofrecer estos momentos que en la mayoría de las veces son tan sutiles y fugaces? ¿Porqué no?


A mi me gusta ver la flores de mi jardín.




Me encantaría ver siempre caballos.

A mi me gusta mucho ver el agua correr.

Para Android Photo Blend. 




Comentarios

Entradas populares