Seamos equipo

“Equipo” significa la inclusión de más de una persona. Un objetivo cualquiera puede ser logrado y alcanzado con la ayuda de todos los miembros de un equipo educativo. Implica creatividad, cooperación, organización….pero sobre todo compartir y saber bailar juntos. Ese baile es un ahora confío en ti y me dejo llevar, luego te llevaré un poquito, un fluir que conlleva no uno, sino varios ritmos. Es siempre un viaje, una aventura. Quizás sea metáfora de lo que es la vida y que no vemos en nuestras rutinas a contra reloj

A la vez creamos vínculos que nos permiten creer que hemos sido acogidos en un lugar que nos ofrece la posibilidad de contribuir positivamente en todo lo que se construye en grupo. Una escuela la conforma además del equipo de docentes sus familias y sus alumnos en un baile propio que le dará una identidad única. 

¿Qué ocurriría si las escuelas se unieran? Si el compromiso, la creatividad, la ilusión por la escuela y sus haceres pedagógicos se compartieran?

Crear hilos que provienen de la implicación real y auténtica por el niño es casi lo mismo que hilar desde el corazón. Como en la leyenda oriental en ese extender del hilo rojo te encontraras con personas destinadas a conocerse. No importa si vives en el confín del mundo, si la ves o no estará al otro lado del hilo y por alguna razón contigo creando escuelas juntos y juntas.  Un blog es un proceso continuo y forma parte de una interacción social, de un compartir temporal que puede que no haga nada más que anudar al dedo de otros docentes ese hilo rojo que procede de unos corazones entrelazados…..Sigamos compartiendo escuela!!






Proyecto colaborativo junto con Paloma García González del CEIP Elena Quiroga, creando espacios comunicativos y artísticos. Niños de tres en Santander y cuatro años de Madrid.






El Hada Esther

En un día como hoy nada me pertenece, ella con las botas puestas o cola de sirena, con su pelo engalanado con rosas y espirales trajo un soplo a mi clase, una tarde de cuentos. Aquella tarde hubo apenas una llovizna y nada se estremeció, ¿puede que sí? La brisa nos trajo un cuento de hilos para recordarnos que estamos conectados. Unos hilos que nos liberan como lo hace el Hada Esther, regalándonos un traje nuevo, de sus manos proviene una serena sensación.

Deciden el sueño y la imaginación de los niños nuevas aventuras. Se sueña evocando nuevos caminos, siluetas, conexiones, retos, ligeros, desnudos desligados del tiempo.

Su varita nos toco el corazón. Gracias Hada Esther!!





Niños de cuatro años jugando con hilos, recreando historias.


Olga Lalin, Esther Medraño y Luz Beloso
(https://afrontandoelautismoconsensibilidad.wordpress.com/)