Ambientes necesarios para construirse.






Los espacios de juego, permiten a la infancia experimentar la naturaleza de las relaciones con significado propio de esta manera dan sentido a una  comunidad pero también y sin pretenderlo ponen en relieve la importancia de la experiencia de un tiempo libre de calidad a la vez que dan valor a la creatividad.


 Es necesario brindar espacios donde la infancia pueda desarrollar estas relaciones significativas desde el  sentido propio que cada niño les ofrece, construyendo así sus propios territorios. Personalmente me ha fascinado siempre como se apropian de cualquier territorio, sea un lugar público o en espacios abiertos. Quizás el niño busca el reflejo de su identidad y para ello necesita afirmarse también en el terreno que habita, haciéndolo suyo.


La sensibilidad de proyectar, diseñar, pensar y compartir espacios son procesos dinámicos. La forma en cómo los espacios son lugares donde se desarrollan todo tipo de acciones cambiantes, un lugar donde los objetos cambian de rol, es en sí mismo no solo una acción pedagógica importante para el crecimiento de un niño si no también una acción que está vinculada con los procesos del arte contemporáneo. Artistas como James Turrel, Martín Creed, Chiharu Shiota entre otros, juegan con los espacios, la luz, la percepción o el cuerpo y la relación entre el espacio y el espectador. Nos ofrecen mil posibilidades para comprender como los ambientes también son lugares de expresión. 







Quizás en estos espacios "conquistados" por el niño, la palabra adquiere nuevas dimensiones. En cualquier caso serán lugares que dependen de la mirada del espectador. Una acción seductora donde pasan cosas sin prisa. El jugar en espacios libres brinda también la posibilidad de comprender aspectos físicos tales como los pesos, las alturas, el movimiento, las medidas o las orientaciones. Estará sujeto a la función de los objetos y de las directrices que se plantean, generadas por el juego en sí mismo. Siempre impredecibles. 

El espacio libre para el juego de los niños es en sí mismo también un espacio de representación para la propia transformación personal. 





Fotos cedidas por Bosquescuela. Tomadas durante el desarrollo de juego libre por los niños y niñas.
Un grupo de niños construyeron un rincón de tiendas entre unas encinas con listas de compra, accesos, puertas restringidas y no tanto, estanterías organizadas y un mostrador para la compra y venta. Comprábamos con hojas. Todos los elementos eran elementos naturales encontrados en el entorno de la escuela. Situaciones de experimentación de sensaciones que pueden construir oportunidades para los aprendizajes como son la lectura, escritura, las matemáticas entre otros...todo un proyecto al aire libre generado por los propios niños.



Para leer más;
 http://www.vitoria-gasteiz.org/wb021/http/contenidosEstaticos/adjuntos/es/25/34/42534.pdf
"El sentido del lugar"  Revista Infanciaeneu-ro-pa num 10.18 -Edición Asociación de Maestros Rosa Sensat. 







Comentarios

Entradas populares