Frutos de la tierra

Una tarde doblo la página,
escribo lo que me dictan
los días de lluvia.
Mis manos y las tuyas
dan forma a estos frutos.
Abren nuevos caminos
bajo la sombras,
en línea.
Y en su lecho
desnudo
se presenta la luna
despertando pisadas, encuentros y
risas.
Después de un día de lluvia.
j.v.