Los objetos y nuestra identidad

"Quisera tener una casa azul"




Quizás para comprender nuestro propio yo, hace falta hacerlo con la comprensión del espacio, además de las relaciones con otros. Comprender el espacio implica la posibilidad de comprender unos conceptos que no son tangibles sino convencionales. Para comprenderlos, puede ser necesario verbalizar las situaciones de cada objeto, aunque no siempre.

En cualquier caso comprender nuestra propia identidad requiere de la experiencia, de un plano vivencial en educación infantil. El espacio, el tiempo y también el ritmo son conceptos estrechamente relacionados ya que el cuerpo se mueve en un espacio o tiempo determinado. El ritmo permite ordenar y pautar los movimientos en el ese tiempo o espacio donde el niño se desarrolla.



El objeto puede ser desde una pelota hasta un dibujo personal que cambiándolo de lugar adquiere significados diferentes. Desde diferentes perspectivas el niño construye su pensamiento y se reconoce en situaciones que quizás no hubiese imaginado antes. o quizás sí, desde el juego simbólico.

El proceso por el cual situamos los objetos o a nosotros mismos en el espacio es fundamentales para facilitar otros aprendizajes y organizar o reorganizar la vida cotidiana además del pensamiento.



Quizás sin a penas apreciarlo, el espacio y los objetos desvelan la cultura de las personas que lo habitan. El aula como todo el espacio escolar pueden ser fuente enriquecedora de experiencias sociales, entre otras. En este caso se trata de una didáctica confiada en la palabra (aquello que nos cuentan los niños) donde la pizarra no esta, solo la cámara y la complicidad entre el maestro y el niño. Junto con unas aulas comprensivas, pasillos de ruido y la alegría de la búsqueda de aquel "lugar conde me gustaría vivir", las ventanas alejadas de la tierra que se acercan al cielo y sin sillas reductoras del movimiento.



"Quiero tener una casa con jardín"

"Me gustan las escaleras grandes"


"Para llegar ami casa hace falta un caminito"

Trabajo realizado por niños de seis años, en inglés. (If I had a house where would I like it to be...)







No hay comentarios:

Publicar un comentario