Cosas de cajas.







- ¿Puedo decirte un secreto?
- Tengo un deseo que guardar. 
- Quisiera que pensaran en mi.
- Quiero que mi amiga se mejoré, lo diré a la caja.
- ¿Sabes guardar un secreto?
- Estoy deseandito desear que el planeta se vuelva de chuches.


  " Cajas para guardar deseos"


Las cajas guardan tesoros o configuran espacios; algunas han inspirado obras tan variadas como las de los artistas Gemma Gallardo, Jonathan Miralda, Salvador Juanpere o las de María Feuereisen y Trinidad Pacheco.  Las posibilidades que ofrece el cartón corrugado están en su tacto y en su mirada; las de la caja, quizás en lo que en ella se puede guardar: en el misterio de su interior, en el abrir y cerrar de su tapa, en el lugar donde se protege o se exhibe….
Un día llegó a clase un canutillo de cartón como regalo para guardar deseos y, desde entonces, llegan toda clase de cajas, cajillas, rollos de cartón o cartulina… El placer de decorarlos y de participar del privilegio de guardar un deseo, o compartir deseos con otros, provoca tal ilusión que las acciones son inagotables. Cada vez los deseos son más íntimos. Los niños abrían su caja y en voz alta decían su secreto, con el propósito de escuchar el eco; ahora ese retumbar de voz en el cartón es parte de una magia que se está viviendo de forma personal. Traen la caja para que la maestra desee algo personal para cada uno. Nos confabulamos. Alguno se ha arrepentido de desear querer ser un elefante, porque al reconsiderarlo mejor y por ello de que los deseos se cumplen, prefiere ser el niño que está en casa con su familia.
Todos los niños nacen con un potencial creativo y abundante de risa, de diversión y de juego; de esta manera podríamos reflexionar sobre nuestra relación con los objetos y de qué forma transformar el mundo que nos rodea.






          ¿Dónde se guardan los besos para tener de sobra?
                                              ¿Dónde se guardan las tormentas?
                                                                  ¿Donde se guardan los sueños?


* Se irán añadiendo frases de los niños conforme vayan apareciendo, veremos dónde nos llevan las cajas y sus deseos.



Nubes en forma de....





He empezado el año disfrutando con la nubes de letras, rescatando caligramas realizados por los niños de cinco años. Un pretexto para escribir, para espiar historias, para dibujar, y jugar en las colinas con letras o palabras y a veces números. Carteles de día o de noche, aparentemente guiados buscan su propio pulso.



Ecos Navideños








                            PALABRAS DE UNA NIÑA 

                                      EN BRAZOS DE GASPAR.

                                        Dime al oído, 
                                        Gaspar, 
                                        si eres rey o no lo eres, 
                                        si eres mago de mentira 
                                        o de verdad. 

                                        Dime al oído 
                                        qué me vas a regalar. 
                                        ¿Una muñeca de trapo? 
                                        ¿Una aguja y un dedal? 
                                        ¿O una caja de acuarelas 
                                        para pintar de colores 
                                        lo que quiera imaginar? 

                                        Dímelo al oído, 
                                        Gaspar,  

                                        y si tú no me lo dices, 
                                        el tiempo me lo dirá.


                                                                       Juan Carlos Martín Ramos







Emociones a flor de piel. Los niños cuando dibujan suelen expresar sus emociones con mucha naturalidad, ofrecen un regalo donde expresan sus sentimientos y pensamientos de manera sencilla.

Emociones como la alegría, tristeza, libertad, coraje, amor etc. Reflejan no sólo el alma de quien dibuja sino la belleza con se percibe el mundo. 

 Quizás para disfrutar de los dibujos de los niños habría que hacerlo como se disfrutan los poemas, sin salirse del espacio de las comillas, sin soltar amarras, en silencio o con una taza de té, porque quizás, igual que en el amor no hay punto final.










Gracias, a los niños y niñas de cinco años que cada día me regalan con tantos maravillosos dibujos.
Gracias, Juan Carlos por ser parte del mundo de la infancia.