Lo esencial es invisible a los ojos



Y volvió con el zorro.
Adiós, le dijo.
Adiós dijo el zorro,
 He aquí mi secreto, 
que no puede ser más simple; 
solo con el corazón se puede ver bien....
.
(Saint Exupéry,Fragmento de El Principito)

La memoria sensorial (visual, táctil, auditiva o bien olfativa) se nutre de primeras impresiones, muchas efímeras. Aprendemos a reconocer sonidos u objetos o bien sabores como familiares ante sensaciones directas de un estimulo que lo provoca. Hay determinados recuerdos que nos llevan directamente al placer, el gozo o la felicidad y otros al contrario. El olor del pan recién hecho, las castañas asadas, las hojas de un libro nuevo, el tacto del lomo de un gato, el color de una montaña en la lejanía, el abrazo de tu madre, la mirada destellante de tu amigo que te escucha con atención…Esos recuerdos lejanos sobreviven, se fijan en la memoria que indudablemente están relacionados con estados anímicos. Vamos creciendo y estos recuerdos se alteran, cambian, pero permanecen los estados afectivos que se produjeron. Aquellas impresiones deliciosas que dejan huella se recuperan en un plano emocional. 

El frescor de una rosa, el olor de la tierra mojada pierde su singularidad pero son rastros en nuestra memoria emotiva. Estas poseen una gran fuerza. Son necesarias para la imaginación, para construir nuestras relaciones, para comprender el mundo que nos rodea. Por no decir que las percepciones de nuestro pasado se fortalecen con las percepciones positivas con las que fueron grabadas. Pudiera ser que somos en gran medida lo que recordamos, por ello, somos en gran medida afectividad. La escuela pone mucho peso en lo cognitivo, cuando nuestros recuerdos intelectuales quedan en la estantería neuronal para ser algún día utilizados y muchos de ellos por desuso se pierden. La escuela, los maestros, las familias, la comunidad en general; somos responsables de ofrecer al niño la oportunidad de crecer desde el goce por el ritmo, el sonido, el placer del movimiento, el contacto efusivo, el sabor del agua fresca…y de otras tantas sensaciones. Quizás sea ese el hilo del devenir del tiempo personal. Quizás allí radique nuestra identidad personal…

Comentarios

  1. En mi vecindario hay un pequeño niño que siempre jugaba con otros niños en las tardes de verano y después de escuela también, un día dejó de salir y todos nos preguntábamos por qué sucedía esto, por los comentarios de un pequeño amigo suyo comentó que su mascota favorita había sido arrollada por un automóvil a gran velocidad, y que el niño estaba muy triste para salir, ya han pasado 3 meses y el niño se ha aislado, ¿qué podría hacer yo para poder ayudarlo? Sé que no me corresponde por no ser su familiar, pero no me gusta ver a un niño triste, tal vez esto repercuta en un futuro y pueda cambiar su personalidad a una agresiva y temeraria, no lo sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo bien si tu comentario tiene que ver con el texto. Pero intento contestarte humildemente. El duelo requiere de un tiempo. ¿Cómo se define ese tiempo? ¿Cuanto tiempo se necesita? esto es algo muy personal y depende también de otros factores, entre ellos de cómo nos enfrentamos a los cambios y la incertidumbre. Acércate, si de verdad te preocupa. Acompañar a las personas, desde una escucha atenta y amorosa, sobretodo a los niños en estos procesos es a veces muy sanador.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares