Incluir las TIC's


 “las alas del viento”


Hay que tumbarse y mirar al cielo
-¡Atención que van deprisa!
-¡Ay, que me despeino!
En un leve parpadeo, dibujan palabras,
oraciones o bien un lema
 o quizás el comienzo de un poema.


No todas las aves hablan el mismo idioma
                         y a veces no se las entiende.
Hay que ser paciente
porque tuercen los renglones o
escriben de acá para allá,
al revés o son gotas de agua simplemente.


Pero si eres valiente
sigue este relato.
Aguarda hasta que el cielo este despejado
y  veras tu reflejo en los charcos reflejado.
Una vez encontrado el mensaje dado
escríbelo en un trozo de papel
y haz una pajarita con él.
 Janet Val Triboullier


Las alas del viento son las alas de la lectura. Puntos de partida para descubrir en ellas caminos de escritura. 

Una nueva relación se desvela; las palabras y el arte digital, esta creó una rica atmósfera para el desarrollo de la lectura en la escuela, dónde los niños modificando o transformando una fotografía en un intento de unir unos pájarillos entre sí para formar letras y construir frases, nos muestran cómo canta el cielo y las aves. Dentro de la fragua de un niño que tiene los ojos abiertos, la cabeza levantada y una mano dispuesta a jugar con las letras.

Anteriormente realizamos unos pájaros de arcilla blanca, cada niño pinto sobre ellas o coloreo la arcilla dando aspectos de pájaros diferentes. Nos recordaban a aquella migración de una bandada de pájaros silvestres que El Principito utilizó para su evasión. Inspirados también en la obra de la artista Finlandesa Sanna Vainionpää nos dispusimos a crear un magnifico y extenso grupo de pájaros que de pronto invadieron las paredes de la entrada del colegio.

Diferentes grupos de niños permitieron producciones diversas y dinámicas en el aula,  exploramos sobre los diferentes pájaros silvestres intentando adivinar cómo sería aquella bandada que El Principito  utilizo para su huida. Leímos el cuento del Principito de Antoine de Saint Exupery  y las maestras  inventaron un poema cuyas imágenes nos llevan a  recorrer parte del camino realizado por un pequeño niño perdido en un desierto.  La lectura se fue construyendo y de-construyendo con palabras divertidas.

Las palabras, las imágenes, las nuevas tecnologías, los relatos  y poemas, junto con el viento y plumas de colores se entre mezclaron formando nuevas imágenes, una lectura viva llena de intercambios entre niños y adultos tratando de reconciliar lo que se sabe con lo que no, las dificultades, los errores, las expectativas, las actividades artísticas, el éxito, los interrogantes…como una construcción viajera en continuo ajuste fundada por sus protagonistas: los niños. Lo importante es querer ir juntos hacia la dirección de una escuela amable, mediante una alianza con los propósitos de la escuela, creando un gran laboratorio, un lugar de trabajo donde se funden los lenguajes gráficos, visuales, pictóricos, corporales y los verbales.




 


Comentarios

Entradas populares