Nubes


Hay tardes en que todo me acerca al mar.
Se desmoronan las comas
y las canciones de los niños
se diluyen y se entrelazan.
El alma y el amor llegan juntos
una tarde de domingo,
recostados
sobre la hierba
como en un ensayo de despedida.

El aire fue de aire
y la sonrisa apunta ya al pasado.
Un nuevo color roza con tu luz
y con tu deseo
de subir colinas
e invadir los huecos
                de la locura,
donde el mar sólo peina las rocas
                con caricias.
La piel se enamora,
el pelo se perfuma de sal
y entonces sólo entonces el cielo se desbarata
para presenciar
un fondo de lágrimas y un pulmón quieto.
Janet Val Triboullier




Comentarios

Entradas populares